El domingo 22 se disputo la gran final entre el Nº1 del torneo, el boliviano Federico Zeballos y el Nº1 del circuito IBP Tenis Series, el madrileño Enrique Pérez, fue una de las mejores finales que se recuerdan en el torneo, con un gran nivel de juego, con vaivenes en el marcador que colmaron de incertidumbre a los presentes, y con un fair play del que hicieron gala ambos contendientes, sobre todo en el caso del ganador, que se permitió bromear con los recogepelotas, y que no perdió la sonrisa ni en los momentos más complicados a los que tuvo que enfrentarse, un gran ejemplo para los niños asistentes de cómo se puede ganar un torneo disfrutando de tu deporte favorito. Enrique se proclamó campeón del LVII Dionisio Nespral venciendo a Federico por 6/1-2/6-6/3, dejando un gran recuerdo entre los afortunados que pudieron estar presentes para verlo.